SEGUNDO COLOQUIO INTERNACIONAL
con motivo del 126 aniversario del nacimiento
del General Emiliano Zapata

Lunes 8 y Martes 9 de agosto de 2005
Museo del Estado, Morelia, Michoacán

 

BALANCE DEL COLOQUIO 2005
Por Patricia Galeana (*)

Después de una conferencia magistral y cinco mesas redondas, con la participación de 12 ponentes, hemos llegado al fin del II Coloquio Internacional “Zapata y la Legislación agraria”. Muchas han sido las luces que nos han dado para reflexionar sobre la coyuntura actual.

La maestra Gloria Villegas mostró la cantidad de aspectos que todavía quedan por estudiar en la vida y obra de Emiliano Zapata, así como en el zapatismo.

Al hacer el balance de todo lo expuesto, podemos concluir que un tema central para Zapata y el zapatismo es el Derecho, su lema es “Libertad, patria, justicia y ley”. Se levantan en armas porque no se cumple la ley, porque no se respetan los derechos de los campesinos.

El zapatismo emitió 23 leyes de corte socialista que abarcan desde la responsabilidad de los funcionarios públicos, hasta la seguridad social para incapacitados para trabajar. En todos ellos queda de manifiesto que la sociedad está por encima del estado y que éste debe protegerla. Eran los cimientos de un estado social justo. (1)

Emiliano Zapata escribió a Pancho Villa (2): ".. la ignorancia y el oscurantismo en todos los tiempos no han producido más que rebaños de esclavos para la tiranía...", de ahí su preocupación por mejorar la instrucción que redimiría al pueblo, que podría no tener cultura pero sí intuición.

Estableció en su región un gobierno y una administración para resolver las necesidades de los pueblos, y restituirles sus libertades. El Cuartel General zapatista se convirtió en partido y gobierno a la vez.

Héroe Nacional (3) y caudillo indiscutible, Zapata tuvo como meta que el pueblo de México gozara de “una nueva vida recta y buena”. (4)

El zapatismo se caracterizó por su honestidad, llevó a cabo una reforma agraria que eliminó la oligarquía terrateniente y transfirió la propiedad de la tierra, aguas y bosques a los pueblos, familias e individuos, para trabajarlas libremente.

En el siglo XIX, durante el proceso de construcción del Estado mexicano, con el cuerpo de voluntarios austriacos que vinieron con Maximiliano, un joven aristócrata danés, Henrik Eggers, hizo una detallada descripción de la situación del campo mexicano, gracias a su vocación científica, ya que sería un gran botánico. A pesar de haberla escrito en 1865, es lamentable que en el 2005 siga teniendo actualidad:

“La agricultura se encuentra todavía en un nivel primitivo, utilizándose el muy antiguo método de remover ligeramente la tierra y aventar la semilla en un agujero hecho manualmente.

Los surcos se siguen haciendo con arados de madera tirados por bueyes como los que empleaban los romanos en su tiempo, no se usan fertilizantes ni ningún otro método para mejorar la tierra, y el riego se sigue haciendo a base de estrechos canales que el ingenio indígena diseñó hace siglos.” (5)

Concluye que el atraso en el campo se debe a que “para los orgullosos descendientes de los hidalgos y de los caballeros españoles, [y aún para los mestizos] sería una verdadera ignominia tener que trabajar al lado de un indio, cultivando la tierra.” Los indios son los que hacen el trabajo más pesado.

Se asombra de que sólo se cultive un 20% de la superficie de México, considera que si la totalidad fuera aprovechada, daría de comer no sólo a los mexicanos, sino a otros pueblos del mundo. (6)

La leyenda dice que cuando mataron a Zapata, su caballo pudo huir y este animal pasó a ser un símbolo de la lucha del campo. La gente dice haber visto este caballo, "el espíritu" de Zapata nunca ha muerto y Vuelve siempre que se le necesita.

Como señaló Arnaldo Córdova en nuestro Primer Coloquio Internacional, sin mitos la sociedad no se movería, ya que estos representan la voluntad colectiva de creer y actuar. El motor de la historia.

Notas al pie:

* Historiadora. Facultad de Filosofía y Letras, UNAM.

1. Gloria Villegas, “El Zapatismo en la Convención de Aguascalientes”, Coloquio 125 aniversario del Natalicio del General Emiliano Zapata, IIJ-UNAM, 9 de agosto de 2004, en prensa.

2. En Martínez, Angélica, “Revalorando un mito. Emiliano Zapata y la Rebelión campesina del centro – sur”

3. Germán List Arzubide fue el escritor estridentista que rescató a Zapata de la imagen de bandolero, para dar a los agraristas un héroe y fundamentar el derecho legal de adquirir tierras comunales. Marte R. Gómez, fue zapatista, participó en la distribución de tierras, se unió a Salvador Alvarado. Describe a Zapata como “un iluminado”, y a Alvarado como “un convencido”. Cf. Wilkie, James et al, Frente a la Revolución Mexicana, 17 protagonistas de la etapa constructiva, México, UAM, 2001, v. II, serie: Historia.

4. Plan de Ayala, noviembre de 1911

5. Eggers, Henrik, Barón, Memorias de México, México, Miguel Ángel Porrúa, 2005, p. 196

6. Idem, p. 106